Oct 3, 2014

Enviado por en Academico | 0 Comentarios

Reforma del Código Civil y Comercial

El proyecto original de reforma del Código Civil y Comercial fue elaborado por una comisión de juristas que encabezó el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti. 
La iniciativa llegó al Congreso en marzo de 2012 con cambios introducidos por el Poder Ejecutivo. 
Debatida por una comisión bicameral y con modificaciones hechas a pedido de la Iglesia, se votó en el Senado un año y medio después. En la Cámara alta, la oposición rechazó la iniciativa, que se aprobó sólo con los votos oficialistas. Lo mismo sucedió en Diputados, donde fue aprobado en el día de hoy.

El nuevo Código Civil y Comercial tiene 2671 artículos e introduce los siguientes cambios:

• El comienzo de la vida humana: El artículo 19 establece que "la existencia de la persona humana comienza con la concepción". Éste es uno de los puntos más cuestionados porque pone límites a una posible discusión del aborto a futuro.

• Estatuto de adopción: El nuevo código amplía el estatuto de la adopción, permitiendo el acceso al derecho a personas solas o que no estén legalmente casadas.

• Divorcio exprés: El proyecto de reforma del Código Civil agiliza el trámite de divorcio y habilita a los cónyuges a realizar una separación de bienes previa a la concreción de la unión. Se mantienen, eso sí, la protección de los alimentos y de la vivienda. 

• Matrimonio Igualitario y unión convivencial: Se incorpora la figura del matrimonio igualitario al Código Civil. Además, se regula la figura de la unión convivencial, que debe ser solicitada por ambos integrantes, con derechos similares a las del matrimonio. 

• Sociedades comerciales: El nuevo código permite las sociedades de un solo socio: nace la figura de sociedad unipersonal, lo que facilita la asignación del patrimonio y que en teoría incentivará las inversiones.

• Deudas en moneda extranjera: El proyecto también incluye la pesificación de las deudas pactadas en moneda extranjera. La iniciativa establece, en el artículo 765, que "si por el acto por el que se ha constituido la obligación se estipuló dar moneda que no sea de curso legal en la República, la obligación debe considerarse como de dar cantidades de cosas y el deudor puede liberarse dando el equivalente en moneda de curso legal". En el artículo 766, enfatiza que "el deudor debe entregar la cantidad correspondiente de la especie designada".

• El nombre de las personas: El proyecto da más libertad para las personas con relación al nombre. Se reconoce la posibilidad de inscribir nombres aborígenes o derivados de voces aborígenes autóctonas y latinoamericanas, algo que hasta ahora no estaba reglamentado. El hijo lleva el primer apellido de alguno de los cónyuges; en caso de no haber acuerdo, se determina por sorteo realizado en el Registro del Estado Civil y Capacidad de las Personas. A pedido de los padres o del interesado con edad y madurez suficientes, se puede agregar el apellido del otro.

A su vez quedan pendientes de regulación:

• La fertilización asistida, la protección de los óvulos, así como la regulación de su uso en los casos de fertilización asistida
• La cuestión de la propiedad indígena.

Se ha eliminado del texto:

• La responsabilidad del estado
• La función social de la propiedad
• El acceso al agua potable como derecho humano básico.
• Las figuras que consagraban la fecundación post mórtem y la maternidad subrogada (alquiler de vientres), estaban contempladas en el texto original y por inquietar a la Iglesia fueron eliminadas.

En conclusión, es preocupante que se haya desperdiciado otra oportunidad histórica para que dentro del marco de un debate serio y consensuado, nuestros legisladores dejen de lado sus intereses mezquinos por sobre los verdaderos intereses de la sociedad.

Powered by Facebook Comments

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *